Pin It

Cómo hacer yoghurt casero frutado


Cómo hacer yoghurt casero frutado

Hoy en día existe una mayor tendencia a preferir los productos caseros y orgánicos antes que lo industrializado. Esto es así porque se fue acrecentando mucho la conciencia sobre la necesidad de consumir cosas más saludables que aumenten nuestra calidad de vida. La alimentación saludable y conciente, junto con el deporte y la prevención de enfermedades antes que la cura es parte de un nuevo modelo social que va creciendo de a poco.

En el caso del yoghurt se ha acostumbrado mucho al consumo del producto industrial que obtenemos del supermercado, al punto de que olvidamos la receta casera.

En este post te daremos tips y paso a paso para poder hacer yoghurt en tu casa de forma rápida y sencilla (¡y saludable!).

Entra AQUI si quieres saber qué beneficios te trae comer esta combinación de yoghurt y de frutas

¿Qué necesitas para hacer esta receta en tu casa…?

Esta vez necesitarás…

  • Un litro de leche descremada
  • De 6 a 8 cucharadas de leche en polvo descremada
  • Cuatro cucharadas de semilla (este es el nombre que se le da al yoghurt que nos servirá de base -puede ser cualquiera que tengamos a disposición-).
  • Una taza de cualquier fruta (tratado de que no sea cítrica -frutilla, banana, manzana, durazno, etc.-)
  • Azúcar o edulcorante a gusto

 

¿Cómo lo preparo? ¡Paso a paso y tips!

  1. Calienta en un recipiente la leche a 43 º (una prueba para saber si está a punto es meter el dedo. Debe estar caliente la leche pero no quemarnos)
  2. Apártalo del fuego y en el mismo recipiente bate con mucha energía y agrega de a poco la leche en polvo y el yoghurt que te sirve de semilla. Intenta ser constante en el batido para evitar que se formen grumos, sobre todo con la leche en polvo.
  3. Envuelve el jarro hervidor o la olla con una tela o toalla y déjalo en algún lugar alto donde la temperatura esté tibia, durante al menos 5 horas.
  4. Una vez pasado este tiempo prueba la textura de la preparación. Si está sólido al punto de que queda la “huella” de lo que acabas de probar, es probable que ya esté listo.
  5. Pisa o corta en pequeños pedazos la o las  fruta/s que escogiste, revolviendo suavemente.
  6. Lleva a la heladera y sírvelo cuando esté muy frío.
 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *