Pin It

Cómo eliminar ira


Cómo eliminar ira

 

La ira es algo que sucede muy a menudo a las personas de esta sociedad. Podría decirse que es algo muy frecuente y de hecho cada vez más masivo.

Esto nos lleva directamente a preguntarnos ¿Qué la genera? ¿Son os motivos o es el descontrol de las personas? ¿Quizás ambas cosas?

Comenzando a saber cómo eliminar la ira…

 

Para eliminar la ira, el paso previo es controlarla.

Lo primero que debes hacer si tiendes a descontrolar tu estado de ánimo frente a cosas que te enojan es pensar en el estado en que quedas después, una vez que te arrepientes de los daños causados.

Concéntrate en eso. ¿Cuántas cosas se dañan por un momento de desliz o descontrol? Algunas cosas posiblemente se dañan y, o son muy difíciles y costosas de reparar, o ya no pueden ser reparadas. Ahora considera si esto vale o no la pena. Al menos piensa si tiene sentido. Si la respuesta es “no”, entonces repítele a tu mente esa información: “No tiene sentido, provoca daños en vez de reparar algo”

Aunque sepas que eso es muy poco para controlarte, haz el intento de que tu mente vaya asimilando esta información. Repítetelo frente al espejo y háblate seria y sinceramente, pensando a la vez en las cosas que se dañaron.

El paso siguiente es hacer meditaciones que hablen sobre la ira, o sobre el control personal y espiritual. Tu voluntad debe ser superior a una emoción. El alma se encuentra en un nivel superior con respecto al campo de lo emocional, que pertenece a planos más mundanos.

¿Qué significa esto?

Que puedes controlarlo si acrecientas el poder de tu voluntad.

Si lo razonas es lógico. No tiene sentido dañar tu realidad con ataques de furia y después verte envuelto/a en más y más complicaciones para remendar con miles de parches lo sucedido. Entonces, ya deja de sentirte dominado por la emoción del enojo, que gobierna tu sed de adrenalina y te prendes a ella mentalmente como si fueras adicto al dulce de esa fruta.

Quizás te da resultado ser así. Reflexiona cuál es la intención positiva de esa acción. Nunca se mantiene nada porque si, siempre lo hacemos porque en algún punto nos resulta. Reflexiona esto e intenta modificar lo que necesites en tu comprensión de las cosas para dejar de comportarte así.

Ver autocontrol.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *