Pin It

Como eliminar dependencia


Como eliminar dependencia

 

 

Muchas veces no sabemos cómo podemos volvernos seres independientes. Nos vemos atorados en vínculos de dependencia que nos persiguen incluso aunque estemos viviendo lejos de las personas de las que dependemos. La dependencia puede ser a través de diversos vínculos (familiares, amistosa o respecto a una relación de pareja). Sin embargo, todas tienen en común una base emocional que poseemos en nuestras mentes. Será preciso revisar algunos puntos claves si necesitas liberarte de ese tipo de relaciones y proclamarte independiente. 

 

¿De dónde proviene la dependencia?

 

Tenemos un tipo de sociedad que por un lado nos aísla a los unos de los otros, y por el otro, nos hace dependientes de las demás personas. Esto a veces sucede al punto que no podemos ser quienes realmente quizás querramos ser debido a estas “ataduras” y aislamientos. Si lo pensamos bien, el hecho de no interactuar con otras personas (reales, a veces estamos muy pendientes de los vínculos virtuales) no nos ayuda con respecto al hecho de ato- definirnos. Esto es así porque en la realidad que estamos viviendo (realidad concreta y material) existen múltiples factores que hacen a nuestra dependencia. Si no nos detenemos mínimamente a pensarlo se nos vuelve más improbable cambiarlo.

Por otra parte, el tipo de vínculos que se fomentan socialmente hablando son aquellos en los que predomina el apego. Los lazos se construyen a partir la lógica de la propiedad privada, catalogando a las personas no como tales, sino como propiedades. Se despersonaliza y transforma en objetos que pueden poseerse. Así, lo que se quita es precisamente libertad o, en otras palabras, independencia. 

 

 

Lee esto si deseas averiguar si posees dependencia emocional.

 

¿Cómo comienzo a forjar mi independencia?

 

  • Trata de insistir con ser independiente económicamente hablando.

 

  • Piensa esto: los demás se ocupan de sí mismos, o deberían solo hacer eso. Tu debes ocuparte de tu persona. Eres el/la único/a responsable de superar tus miedos, de tus emociones y de vivir una vida agradable o que valga la pena vivir.

 

  • Nadie es tuyo ni eres de nadie. La esclavitud terminó (al menos formalmente) hace mucho tiempo.
 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *